Breaking

lunes, 26 de abril de 2021

La verdadera razón por la que las estatuas del Antiguo Egipto tienen las narices rotas

 


Durante varias décadas ha sido un misterio sin resolver entre expertos y entusiastas de Antiguo Egipto, una de las civilizaciones más antiguas y duraderas del mundo.

 

A primera vista, parece normal: el paso de miles de años hace inevitable que cualquier monumento o artefacto se desgaste. Pero ¿por qué había tantas estatuas pristinas a las que lo único que les faltaba era la nariz?

 

Quizás porque, al fin y al cabo, si algo se va a romper es ese prominente órgano.

 

Sin embargo ¿cómo se explicaba entonces que obras de relieve en dos dimensiones a menudo mostraran el mismo daño?

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario